Skip to main content

Hoy os queremos hablar sobre el procedimiento anestésico en veterinaria porque sabemos que gran parte del miedo y nerviosismo que genera una intervención quirúrgica se debe a la anestesia general más que a la cirugía en sí. Si os dijéramos que la mortalidad perianestésica en medicina veterinaria está situada entorno al 0.1 % ¿eso ya os tranquilizaría?

Por supuesto, cualquier procedimiento clínico tiene un riesgo intrínseco, algún factor que está fuera del control humano. Sin embargo, cuando hablamos de anestesiar a un paciente, tenemos en cuenta:

Estado de salud del animal, su edad, su raza, enfermedades previas.
Fármacos más convenientes a utilizar en cada caso.
Revisión de nuestros aparatos de anestesia; que estén a punto.
Monitorización del paciente en todo momento.
Presencia continua anestesista.

Estado de salud y fármacos

El estado general de salud de un animal es fundamental al considerar la anestesia en una intervención veterinaria por diversas razones. Por un lado, influye en el riesgo asociado con la administración de anestesia. Los animales con enfermedades preexistentes pueden tener un mayor riesgo de complicaciones durante o después del procedimiento anestésico. Por otro, la capacidad del animal para hacer frente al estrés de la cirugía y la anestesia está relacionada con su estado general de salud. Los animales en buen estado de salud generalmente tienen una mayor reserva fisiológica, lo que significa que son más capaces de tolerar los cambios inducidos por la anestesia y la cirugía.

Finalmente, los fármacos que un animal ha tomado previamente pueden tener un impacto significativo en la anestesia durante una intervención veterinaria. Es crucial conocer la historia médica y farmacológica del animal antes de administrar la anestesia por varias razones. Algunas de estas pueden ser las reacciones alérgicas, efectos residuales, estado general de salud o interacciones medicamentosas.

Anestesia Veterinaria Barcelona

Neu y bruna

Revisión de los aparatos

La revisión de los aparatos es un componente crucial antes de administrar anestesia en una intervención veterinaria. Esta evaluación tiene como objetivo garantizar la seguridad y el éxito del procedimiento anestésico.

El objetivo principal de tener los aparatos en estado óptimo también tiene como finalidad el estar preparados para situaciones de emergencia, asegurando que el equipo esté listo para abordar cualquier complicación que pueda surgir durante la anestesia. También es muy importante recalcar que la información obtenida durante las revisiones de los aparatos ayuda a los veterinarios a personalizar la anestesia para adaptarse a las necesidades y condiciones específicas del animal. Puede influir en la elección de agentes anestésicos y en la monitorización adecuada durante el procedimiento.

La monitorización durante una intervención veterinaria es fundamental para evaluar y mantener la estabilidad fisiológica del animal bajo anestesia.

Presencia continua del anestesista

El anestesista es un veterinario especialista que va a dirigir y controlar cómo se encuentra tu mascota todo el tiempo. Algunas de las labores más importantes de esta figura son que el paciente esté cómodo/a y tranquilo/a antes de la cirugía, mantener sus constantes vitales en orden anticipándose a cualquier complicación, que tu mascota no tenga ningún dolor durante la cirugía, que despierte de forma agradable, rápida e indolora para que se vaya a casa la mar de bien.

Agendar consulta

Contacta directamente por Whatsapp y reserva tu cita ahora.

¡Síguenos en redes!

Comentar