Protección durante el invierno

Por 09/04/2017CONSEJOS

Las temperaturas durante los meses más fríos del año nos afectan a nosotros, pero también a nuestros animales.

En el caso de mascotas que puedan estar dentro y fuera de casa conviene que en estos días pasen el mayor tiempo posible en el interior de la casa.

En el caso de los perros, programar los paseos largos a las horas de temperatura más agradable y si son perros de pelo corto, no está de más proteger su cuerpo con un abrigo o chubasquero, especialmente si hace viento además de frío. Las zonas más sensibles son las orejas, el hocico y las almohadillas plantares de sus patitas.

Los perros con tendencia a los resfriados o de edad avanzada o con problemas crónicos de salud, se pueden beneficiar de proteger del frío la zona del cuello con una bufanda o pieza similar para que de esta forma el aire del exterior no llegue a las vías respiratorias bajas a una temperatura demasiado baja. También es muy importante evitar los cambios bruscos de temperatura. Nosotros nos abrigamos bien cuando salimos a la calle si hace mucho frío, pero nuestro perro, si no lleva abrigo, sufre de la diferencia de temperatura entre nuestro hogar y el exterior.

Recordad que la sal que se usa en el suelo para evitar que se forme hielo puede ser irritante para las patas de los perros y también les puede producir irritación de estómago a los perros si se lamen. También es importante saber que los anticongelantes químicos son muy tóxicos para los animales y que pueden ser ingeridos por ellos puesto que tienen un sabor relativamente dulce que les llama la atención. Utilizad esos productos siempre lejos de su alcance.

Es conveniente realizar un examen preventivo de salud en esta época del año. El tiempo frío puede empeorar algunos procesos crónicos como la artritis y la artrosis. Los perros diabéticos, con problemas de corazón, insuficiencia renal y enfermedades hormonales como el Cushing, pueden tener dificultades para regular su temperatura corporal durante el invierno, así como los cachorros muy pequeños o los perros de edad muy avanzada. Consúltanos sobre cómo podemos ayudarte a prevenir estos problemas.

Y por último, durante los meses fríos se incrementa el apetito de muchos animales y esto puede llevar a un sobrepeso que no sea beneficioso para su salud. Controla el peso de tu perro o gato especialmente en estas fechas; pasad y os elaboramos gratuitamente un plan de alimentación detallado.

Dejar una respuesta